BLOG E SITES

  • LEITORES
  • 7 de jul de 2009

    SUICIDIO


    Traducido por: Merchita



    Renacer en el paraíso fuera de la Tierra. Con ese ideal en la mente los 39 miembros de la secta Heaven”s Gate (Portal del Paraíso), cometieron el mayor suicidio colectivo de la historia de los Estados. En 1978, en Guaina el pastor americano Jim Jones indujo a miembros de su iglesia a tomar juntos el fatídico jugo de abacaxis repleto de cianuro y más de novecientas personas desencarnaron trágicamente. En marzo de 1996, en Venancio Aires, ciudad gaucha de 55 mil habitantes, gano notoriedad por número asustador. La ciudad fue la recordista mundial en suicidios. En Janeiro, en la Estancia Cerrito, a 65 km de Itaqui, en Río Grande del Sur, Manuel Antonio Sarmanho Vargas, el último hijo vivo del ex presidente Getulio Vargas, también resolvió poner término a la vida exactamente como hizo el padre, disparando un tiro en el propio pecho. En el año 1996, Margaux Hemingway, famosa actriz de Hollywood, nieta del escritor americano Ernesto Hemingway, s suicido en su mansión en los mismos moldes que el abuelo. Investigaciones realizadas en Nueva Iorque, por especialistas del periódico Washington Post, revelaron que mueren en el mundo 85 millones de personas al año, esto es: 7 millones por mes, 240 mil por día, 10 mil por hora, aun, 165 por minuto y el índice de muerte por suicidio y locura, en ese contexto, era tan asustador y tan elevado como el cáncer y la arteriosclerosis – un verdadero flagelo mundial. Y son exactamente en los países ricos, en donde la ambición y el materialismo se acentúan, donde sobresalen los preconceptos donde el numero de óbitos por suicidio es mayor. Francia enfrentó una onda asustadiza de auto suicidios en febrero p.p que superó las muertes provocadas por accidentes de tráfico y por la AIDS, por eso, organizaron el llamado Día Nacional de prevención del Suicidio. En ese país el consumo de hipnóticos y tranquilizantes aumento en más de 200% de una década para acá. Actualmente se ingiere por año en la patria de Víctor Hugo más de 75 comprimidos de somníferos por persona. Bajo el punto de vista médico y considerado la dolencia del siglo XX, responsable por muchos suicidios, la depresión tiene preocupados a muchos especialistas. Los psiquiatras estiman que de cada grupo de 100 personas 15 tienen la probabilidad de desarrollar la depresión. Eso corresponde a aproximadamente 700 millones de deprimidos en la Tierra. Esa patología es causada por un disturbio psicológico con alteración en la producción de sustancias llamadas neurotransmisoras cerebrales como la serótina, dopamina, no adrenalina etc.… Bajo la óptica sociológica el escritor francés Albert Camus en su libro titulado el Mito de Sísifo defiende la tesis que solo existe un problema filosófico realmente grave: el suicidio – Juzgar si la vida vale o no la pena ser vivida y responder la cuestión de filosofía. Que lo confirmen los famosos escritores Arthur Schopenhauer en su pesimista obra Los Dolores del Mundo, que indujo al lector incauto al suicidio, y Frederick Nietzsche que afirma en su libro Así Hablaba Zaratustra que orar es vergonzoso. Emille Durkhein, considerado el Padre de la Moderna Psicología es uno de los mayores investigadores de las tesis suicidas, afirma que la culpa mayor, para una persona cometer un acto tan extremo, de vencer al propio instinto de conservación es de la sociedad que es la gran aprisionadora para el hombre matarse – es el ser psicológico ser abatido por el ser social. La cuestión 949 de El Libro de los Espíritus esclarece la cuestión cuando afirma ser el suicidio el resultado de la ociosidad, de la falta de fe, y generalmente de la saciedad. Cuando sean abolidos los preconceptos en la sociedad no habrá más suicidios. La idea simple que insiste mucho la fascinación aplastante, continua hasta la subyugación ha llevado a muchos al suicidio. Emmanuel enseña que el suicidio es como alguien que empuja en lo oscuro sobre un precipicio de brasas. Después del hecho sobreviene al infeliz la sed, el hambre, el frio, el cansancio, el insomnio, los irresistibles deseos carnales, la promiscuidad y las tempestades con constantes inundaciones de lamas fétidas. Es pura ceguera el encontrar que nuestro dolor es más grande que el dolor del prójimo, hay personas que sufren situaciones mucho más trágicas y crueles que las nuestras. Más allá del avance tecnológico impone hoy dase valor a las cosas sin valor, donde el individuo cede al impacto del contagio social. Posponer una deuda significa reencontrarla más tarde con intereses añadidos con la recolección sin la moratoria. En la cuestión 920 de el Libro de los Espíritus aun aprendemos que la vida en la Tierra fue dada como prueba y expiación y depende del propio hombre luchar con uñas y dientes para ser feliz cuanto pueda amenizando sus dolores con amor.
    Jorge Hessen